mapadelsitio Enlaces a sitios web amigas
 
 
Detalle de Noticias
 
   
  Desarrollo en Espera - La Agenda Inconclusa (Fuente: El Diario de Hoy)
 

El desarrollo municipal aún es un tema pendiente en la agenda política nacional. La crisis económica generada por la pérdida de fuentes tradicionales de sostenimiento vuelve casi imposible el despegue de los gobiernos locales. El desempleo, la desnutrición, la migración... crecen.

El desarrollo se ha vuelto huidizo para la mayoría de municipios del interior de nuestro país.
En 1999, el FISDL, COMURES, ISDEM, FUNDAUNGO, FLACSO y Cooperación Alemana (GTZ), emprendieron un proyecto para agrupar en “tipologías” a los 262 municipios que conforman El Salvador.
La clasificación tomó en cuenta la población, el nivel de urbanización y el índice de necesidades básicas insatisfechas, así como el potencial económico y social de cada municipio.
Se logró, en un primer momento, la identificación de características y necesidades comunes entre los asentamientos.
Más aún, se documentó que alrededor de 237 municipios se ubican en las escalas (o tipologías) más bajas donde las necesidades son apremiantes, los servicios básicos escasos o nulos y las posibilidades de autodesarrollo remotas.
En total, más de 3 millones de salvadoreños no ven cumplidas sus necesidades básicas.
La situación no es la misma para aquellos municipios ubicados en las escalas 1 y 2, sin embargo se registran otros problemas. Soyapango, Ayutuxtepeque e Ilopango están clasificados Tipo 1, pero el hacinamiento, insalubridad y la escasez de servicios son frecuentes.
Aproximarse a la realidad de los municipios sólo fue posible mediante cinco visitas exploratorias, una por cada tipología municipal establecida.
En muchos de las ciudades recorridas se evidenció un retroceso en la tipología, descubriéndose que la situación del lugar y sus habitantes, lejos de dar visos de solución a corto plazo, cada vez se agudiza debido a diversos factores sobre todo económicos.
Se observaron esfuerzos institucionales y personales para revertir la tendencia, aunque el avance es a cuentagotas. Se buscan alternativas de sostenibilidad: fomento al turismo, generación de empleos ocasionales en proyectos municipales, explotación de cultivos no tradicionales, entre otros.
Las municipalidades aún mantienen una clara dependencia del gobierno central, por tanto la descentralización, autonomía y posiblemente las demandas de la población tendrán que esperar.
Vértice presenta en esta edición los derroteros del desarrollo municipal: desempleo, salud, educación, los cuales terminan por enlistarse en una agenda nacional de temas pendientes.
Se expone además cómo las decisiones políticas partidarias abonan a que el “despegue municipal” se vuelvan aún más complejo.

¿La muerte de Santiago de María?

“El poblado recibió la tipificación 2, por su bonanza económica relacionada con el cultivo del café. Hoy, la situación ha cambiado. Las fincas están desatendidas, urbanizadas o abandonadas

Don “Chungo” (Jesús) Martínez se siente traicionado. Los años que invirtió en las fincas de café para asegurar su vejez no sirvieron de nada.
Después de pasar 51 años, de finca en finca, hoy debe resignarse a “vagar” por las calles de Santiago de María “porque no hay trabajo en ningún lado”.
Al verlo, con su piel curtida y descalzo postrado en una acera aledaña a la alcaldía municipal, nadie imaginaría que su historia es apenas una más dentro de las decenas que viven los santiagueños.
Don Chungo reside en la Colonia Santa Gema, en las afueras del poblado. El lugar alberga a unas 200 familias, que durante años vivieron del café.
Hoy, sin embargo, la actividad cafetalera ha entrado en crisis. Las fincas se han vendido y parcelado, como ocurrió donde ahora habitan los de Santa Gema.
Otros sembradíos han sido abandonados y en el mejor de los casos se mantienen con una producción mínima.

Grave problema

Don “Chungo” habita una casa cerca “del poste más alto que se mira sobre el cerrito”. A unos metros de distancia reside Víctor Eduardo Pérez, su esposa Ana y los tres hijos de estos: Rosa Mabel, Rubén y Marvin.
Don Jesús fue el maestro jornalero de Víctor. El viejo piel curtida enseñó al joven, de 31 años, cómo trabajar la tierra.
Víctor abandonó las fincas y obtuvo un trabajo dentro de un cuerpo privado de seguridad, pero al viejo se le dificulta encontrar otro empleo.
“Nos ha jodido el café”, coinciden los dos hombres.
¿Cuán grave es la crisis de café en Santiago de María? Para el alcalde del lugar, Roberto Edmundo Gonzáles, “nada puede ser peor”, y argumenta su opinión citando la producción total local del grano.
En el 2001 se procesaron únicamente 85 mil quintales, cuando la producción normal es de 350 mil quintales.
“No pensamos que el café iba a caer tanto”, comenta el edil.
A lo anterior se agrega que las fincas están desapareciendo y la mayoría de beneficios ha cerrado: Goldtree, La Veneciana y Muyshondt, entre otros. Y el único beneficio que operaba en el lugar, Unex Café, está por cerrar.
Con el abandono de las fincas y el cierre de los beneficios el desempleo aumenta. Se calcula que 30 ó 40 personas pierden su fuente de empleo cada semana. A la crisis de café se le atribuye la creciente desnutrición infantil.
De acuerdo con el alcalde santiagueño, la caída del café ha afectado por igual a otros municipios aledaños: Berlín, Tecapán y Alegría.
En el caso de Santiago de María, el alcalde ha decidido rebuscar soluciones para beneficio del poblado. En un viaje a España logró contactos con compradores de café de aquel país y existen posibilidades de que Santiago alivie su crisis.
Falta que el gobierno central permita a los santiagueños negociar directamente el grano, una autorización que difícilmente lograrán.


San Pedro Nonualco:
entre la reconstrucción y la fruticultura


Los terremotos de 2001 y la caída del café sumieron al municipio en una difícil situación. El apoyo financiero internacional y la producción de cítricos están sacándolo a flote

Este norteño municipio de La Paz, aún está ocupado en la reconstrucción de un 95% de los edificios que sucumbieron a raíz del terremoto del 13 de febrero. El alcalde en funciones, Pablo Pérez Ramírez, dice que restaurar las 2,450 casas dañadas es la prioridad, lo cual se está logrando con el apoyo financiero de AID y GTZ.
Aunque la mayoría de las viviendas han sido levantadas, este pueblo enfrenta un ramillete de problemas donde afortunadamente no figura la delincuencia. Sin embargo, falta un tratamiento de la basura, que un 53% de la población urbana tenga acceso a agua potable y un 85% a tuberías de aguas, entre otros. Pero más que estas necesidades, superar la crisis económica que ha dejado la caída de los precios del café, otrora base principal de su economía, es el mayor reto.
Salvador Flores, presidente de la Asociación Cafetalera de La Paz, dice que San Pedro Nonualco y otros municipios contribuyeron a que en la última cosecha se emplearan 865 mil 830 personas, pero este año el panorama se perfila diferente. Muchas fincas han cerrado actividades, lo cual significaría una disminución drástica en la producción y el empleo. Afortunadamente, los finqueros tienen otra alternativa económica.

Las perspectivas

Detrás del café, la producción de cítricos sostenía en parte la economía de 10 mil habitantes. Lo que empezó como una asociación en segunda escala con el café hace 35 años, se ha convertido en una tabla de salvación. En todo el municipio existen 300 productores de cítricos que cada año generan unos 40 millones de unidades, especialmente de naranja, mandarina y limón. Este potencial les sitúa, según los mismos productores, en el segundo lugar de productores a nivel nacional después de Santa Ana.
El potencial plantado en 400 manzanas de tierra ha sido aprovechado con la comercialización a nivel nacional de manera convencional, es decir, a través de intermediarios. Borrar esta figura, que al final es la mayor beneficiaria, y agregar un valor al producto que permita su exportación a Europa, Estados Unidos y los países árabes, es la nueva visión de 15 productores. Con la asesoría y financiamiento de GTZ han formado el Grupo Asociativo de Fruticultores Nonualcos y Deshidratación Solar, que pronto abrirá una planta de deshidratación la cual tiene ya un compromiso de procesar 310 mil tajadas de naranja para una empresa nacional que las destinaría a la fabricación de velas decorativas.
Pero los productores no se limitan allí. Bernardo Ventura, presidente del grupo asociativo, dice que la calidad del producto ya ha superado las exigencias de mercados internacionales.
“En Alemania y Canadá como en los países árabes donde están interesados por el limón indio y la mandarina, ya hay nichos de mercado”, afirma Bernardo Ventura, presidente del grupo asociativo.
Con estas perspectivas, la producción de cítricos se convierte en una nueva esperanza de sobrevivencia para miles de pobladores nonualcos y también en un polo esencial para alcanzar el desarrollo local.


La herencia del grano de oro

Hace dos años, el ISDEM clasificó como municipios tipo 4 a Concepción de Ataco y Apaneca, de esa fecha para acá, la situación no ha cambiado significativamente.

Ataco y Apaneca viven añorando la época de oro del café. Y no es para menos. El grano condicionó tanto la economía de estos municipios ahuachapanecos, que la crisis en la producción se llevó de encuentro todo un modo de vida.
Por eso no es raro escuchar a los alcaldes de ambas localidades decir que la baja producción cafetalera acarreó problemas de desempleo, salud, educación y vivienda.
Recorrer Ataco, a 12 kilómetros de Ahuachapán, es como regresar en el tiempo. Un parque central rodeado por la iglesia, el portal del comercio y la alcaldía y una red vial donde predominan las calles empedradas que lucen una limpieza que sorprende, es la primera impresión de los visitantes. Apaneca, a 16 kilómetros de la cabecera departamental, no se queda atrás.
Sin embargo, tras esa impresión se esconde una madeja de problemas socio-económicos que tiene agobiados a los habitantes y las autoridades. El mayor reto es el combate al desempleo, que alcanza aproximadamente a un 80 por ciento de la población.
Según estudios municipales de Ataco, en el 2000 el ingreso promedio de una familia correspondía a 824.14 colones mensuales, cantidad que ha disminuido considerablemente a la fecha debido al poco y a veces nulo poder adquisitivo. En Apaneca no se tenían estudios al respecto.
Si bien es cierto ambas ciudades poseen red de alcantarillados de aguas lluvias y negras, no dejan de reportar enfermedades gastrointestinales con regularidad. Sin embargo, la mayor preocupación es el considerable número de casos de desnutrición infantil.
En Ataco, en lo que va del año, se reportan 1,038 casos en el área rural y 460 en la urbana, de los cuales por lo menos cinco han arrojado resultados fatales. El problema se agrava cuando se comprueba que la Unidad de Salud, una clínica comunal y otra particular no alcanzan a satisfacer la demanda existente, además de la deficiente distribución de agua potable.

Emigración

El problema de la vivienda se agudizó a partir de la crisis cafetalera. La mayoría de los habitantes vivía de ese rubro y estaba asentada en colonatos. Ante la crisis, éstos se vieron obligados a emigrar a la ciudad, lo que generó el aparecimiento de asentamientos poblaciones muchas veces en precarias condiciones, como es el caso de la comunidad Shucutitán, en Ataco.
Esa necesidad económica condiciona, además, el acceso a la educación. Tanto que un 51 por ciento de la población en edad escolar no asiste a la escuela porque está trabajando en el campo. Para paliar esta situación, en ambas municipalidades hay programas de absorción de pobladores en los proyectos ejecutados en el casco urbano y en los cantones, a quienes se les contrata por quincenas, en grupos rotativos. Además, ambos concejos están convencidos de que la única alternativa de recuperar la economía es el fomento del turismo en la zona. Apaneca ya dio el primer paso. Ataco está trabajando en ese rubro con la rehabilitación del balneario Atzumpa. Pero la baja recolección impositiva complica la ejecución de proyectos de mayor envergadura.


Las necesidades imperantes
de Guatajiagua y Yamabal


Ambos municipios son catalogados como de tipo 5. Se caracterizan por tener altos índices de pobreza y desempleo.

Ubicado en la zona occidental del departamento de Morazán, el cerro conocido como “El Llano” es la principal fuente de ingreso económico de los habitantes de Guatajiagua.
Juventina Pérez, de 53 años, pertenece a una de las familias que extraen del cerro lo necesario para vivir. “Siempre vamos a traer barro al cerro para hacer vasijas y venderlas. Por la pobreza que hay aquí buscamos algo que hacer para comer”, explica la señora.
Durante años los habitantes de Guatajiagua han ejercido el mismo oficio, pero poco a poco se vuelve más difícil. “Antes el cerro era de Don Goyo, pero este señor se lo vendió a Don Mario Lazo. ¡Hoy estamos fregados! Don Mario mandó a poner cercas y comenzó a cobrar por sacar barro. ¡Imagínese, si la gente apenas tiene para comer!”, comenta.
La reflexión de cómo sobrevivir que hace Juventina es una permanente preocupación entre los habitantes de la zona incluyendo los del municipio contiguo, Yamabal. “No hay trabajo, hay mucha pobreza y el oficio es cada vez más caro”, señalan.
Los alcaldes de Guatajiagua y Yamabal, Mercedes Porfilo Parada (interino) y José Elías Portillo, respectivamente, coinciden al señalar que ambos municipios tienen altos índices de pobreza y desempleo.
Para Portillo, una fuente alterna de empleo es la agricultura; sin embargo, cada vez es menos rentable. El manejo de fertilizantes, los métodos de siembra, la ausencia de adecuados drenajes de aguas negras provocaron que la tierra perdiera sus nutrientes y se volviera infértil . “El poco cultivo es para el consumo propio”,dice.

Migrar, ¿una salida?

Los habitantes de Guatajiagua y Yamabal comenzaron a migrar hacia Estados Unidos buscando empleo. El alcalde de Yamabal calcula que más del 30 por ciento de la población del municipio se fue en los últimos años. Pese a que la migración es para muchos una salida, el alcalde lamenta que este fenómeno esté generando apatía en la juventud. “No se dedican a nada, no quieren estudiar. ¡Cómo tienen resuelto el dinerito no se preocupan de nada más!”, opina.
Edenilson Argueta, profesor del Complejo Educativo Pedro Pablo Castillo, de Yamabal, describió a los jóvenes como personas apáticas, realidad que influye en una generación distante de los problemas comunitarios.



DESARROLLO EN ESPERA
La sobrepoblación

San Salvador con dos millones de habitantes pertenece a la tipología No. 1. Las visitas realizadas a tres de sus municipios evidencian algunos de los problemas que más afectan a los pobladores: sobrepoblación y escasez en los servicios brindados.

El hacinamiento en el que vive la gente es la raíz de los problemas de inseguridad, enfermedades, escasos servicios básicos; en resumen, una calidad de vida precaria.
Ingresar a los municipios de Ilopango, Soyapango y Ayutuxtepeque es sentirse invadido por un mar de almas que trata de sobrevivir el día para llevar a su familia el alimento diario.
Uno de los más grandes problemas es la falta de agua en varias comunidades. “La alcaldía lo único que puede hacer es acompañar a las comunidades para hacer presión por el municipio ”, comenta Luis Monge, de la alcaldía de Ilopango.
El doctor Ricardo Campos Martínez, director de la Unidad de Salud de Santa Lucía, afirma que “es necesaria la promoción y educación para la salud en conjunto con las alcaldías” para ser más eficaces. Pero según Campos, no han tenido el apoyo necesario para las campañas de salud o “la alcaldía hace su campaña aparte”.
Las enfermedades más frecuentes en el área de Ilopango y Soyapango son: diarreas, enfermedades respiratorias y parásitos en la piel. Sólo en la Unidad de Salud de Santa Lucía se han registrado 2,013 casos de enfermedades respiratorias, 356 casos de diarreas y 40 casos de parásitos en la piel. “Estos parásitos son causa del hacinamiento en el que se vive y las enfermedades respiratorias se deben a la contaminación y a la gran deforestación que existe a causa de la urbanización”, dice Campos.
Aparte del obvio problema de las maras, hay otros que afectan la seguridad pública. Según el informe hecho por la alcaldía de Ilopango, los hechos generadores de inseguridad en el municipio son: la falta de iluminación en algunas áreas, la violencia intrafamiliar, la existencia de bares y los promontorios de basura. Estos se extienden al municipio de Soyapango.
Marta Elena de Rodríguez, alcaldesa de Soyapango, enfatiza la urgencia de ejecutar tres obras: El rescate del río “Las Cañas” para detener la contaminación, arreglar las tuberías de aguas negras que inundan ciertas colonias y mejorar la salud por medio del saneamiento preventivo.
William Chávez, habitante de Soyapango, dice que “el problema es más que todo en las calles. Parece como que uno anda en la luna“.

Ayutuxtepeque:

Aguas negras

El problema que enfrentan los residentes de la zona se relaciona con la salud

“Un problema grave que tiene el municipio es que está rodeado por quebradas y eso genera enfermedades“, comenta la doctora Carolina Melgar, directora de la Unidad de Salud del ISSS en Ayutuxtepeque.
De la colonia Santísima Trinidad se reportan problemas con la planta de aguas negras, cuyo hedor afecta a 5,000 familias, siendo esta la principal causa de los 848 casos de enfermedades respiratorias. La contaminación provocada por moscas es otro problema del lugar.



DESARROLLO EN ESPERA
Temas pendientes

Una apretada agenda de temas espera a los alcaldes electos o reelectos en los comicios del domingo pasado. Los temas han sido compilados a lo largo del año pasado y se exponen en el “Plan de Acción COMURES 2003”. ¿Avanzarán los alcaldes en las temáticas? ¿Estarán dispuestos a trabajar en esa línea?

Para los alcaldes y alcaldesas reelectos la temática de COMURES no será nada nuevo. Posiblemente algunos temas expresados en ella sean los que durante años han intentado solventar.
Los que por primera vez asumen la silla edilicia quizá se alarmen frente a la cantidad de temas pendientes.
Para los ediles (reelectos o nuevos) lo más conveniente será revisar con detenimiento el llamado Plan de Acción COMURES.
Se darán cuenta que las necesidades comunes de los 262 municipios del país se engloban en 15 grandes temáticas, las cuales se desglosan en actividades y planes más pequeños.
Algunas temáticas aluden a actividades de seguimiento de proyectos, con lo que se garantiza la continuidad de obras al margen del color político que distinga a las nuevas autoridades.

RECONSTRUCCIÓN

1- Los terremotos de 2001 dañaron en diversa intensidad los municipios del país. COMURES, CHF Internacional y el FISDL realizan un inventario de las obras que faltan por realizar. El informe estará listo a más tardar en junio.
El diagnóstico confirmará obras de infraestructura pública de los municipios, como obras de servicio público: agua potable, caminos, vivienda.
De acuerdo con el censo nacional pos terremotos, en totalidad fueron 130 municipios los más afectados por los movimientos telúricos, los cuales se ubican en los departamentos de Sonsonate, Ahuachapán, Morazán, Cuscatlán, La Paz, Usulután y San Vicente.

MARCO LEGAL

2- En la Asamblea Legislativa sigue pendiente de aprobación un paquete de reformas al Código Municipal propuesto por las alcaldías. La regulación del marco legal incluye corregir y establecer nuevos apartados de ley, que facilite la administración edilicia.
De acuerdo con representantes de COMURES se trata de “crear una herramienta actualizada y coherente a las necesidades de las alcaldías”. Además de establecerse mecanismos sólidos que agilicen posibles trámites municipales con entidades generales del gobierno central. El ajuste de leyes tiene como propósito volver eficiente la gestión edilicia interna y de apoyo a la ciudadanía.

MEDIO AMBIENTE

3- Es uno de los temas prioritarios dentro de la agenda temática, especialmente en lo referido al tratamiento de residuos sólidos. A nivel nacional existen 52 microregiones o asociaciones de municipios. Del grupo, 30 tienen dentro de sus planes de trabajo obras de tratamiento de basura. Se piensa en la construcción de rellenos sanitarios.
El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) posee 40 millones de colones del BID, que destinará a la construcción de rellenos y plantas de tratamiento.
La cifra alcanza para tres o cuatro rellenos, pero en la medida que se administren bien los fondos, habría posibilidad de gestionar más.

ECONOMÍA LOCAL

4- La nueva visión de desarrollo económico de los municipios descansa en las llamadas microregiones. Es decir, se piensa en el agrupamiento de municipios para que diseñen y ejecuten planes de desarrollo.
Existen algunos ejemplos concretos de desarrollo, por ejemplo, la “Ruta de las Flores”, donde están involucrados al menos seis municipios de Ahuachapán y Sonsonate, que debido a las características propias del lugar, se apuesta a un proyecto eco-turístico.
Para dar más impulso al desarrollo municipal, COMURES conformará una comisión de desarrollo edilicia, que se espera funcione en coordinación con otras entidades de gobierno.

LAS REMESAS

5- La economía salvadoreña depende en buena parte de las remesas familiares, que provienen de países como Estados Unidos. Los técnicos de COMURES proponen realizar estudios de factibilidad para que los compatriotas en el extranjero opten por proyectos de inversión locales.
En este sentido se realizó, recientemente, un viaje de alcaldes salvadoreños a Washington, Estados Unidos, para gestionar fondos extranjeros. Se pretende suscribir contratos de inversión con particulares o con asociaciones de salvadoreños en el exterior.
Ya existen algunas experiencias de este programa en el interior del país.

ORDENAMIENTO

6- Después de los terremotos cambió drásticamete la vocación de la tierra. Para determinar su nuevo uso, el Viceministerio de Vivienda, con la cooperación española, desarrolla un estudio de suelo.
En Cuscatlán y San Vicente debe determinarse el uso del territorio, luego de ser los más afectados por los sismos.
Los estudios incluyen no solo un orden territorial sino planes de riesgo.
Con apoyo de la comunidad internacional se espera crear modelos de desarrollo local, que posibiliten el despegue de los municipios y garantice, sobre todo, la tranquilidad y estabilidad de los residentes.

ASOCIATIVIDAD

7- La temática se refiere a dos niveles de asociatividad. Por una parte, la agrupación de municipios con características similares, que rebusquen soluciones conjuntas a sus problemas.
La asociatividad también es entendida como la articulación de las iniciativas municipales con los programas de inversión nacionales o extranjeros.
El diseño de tipologías (cinco) donde se agrupan los 262 municipios del país ha facilitado la agrupación en microregiones de las comunas.
Para COMURES el asociativismo municipal debe desarrollarse con “visión a largo plazo”.

FINANCIAMIENTO

8- El objetivo es lograr que dentro de los plazos fijados las municipalidades hayan aprovechado los fondos de desarrollo local. El FISDL ejecuta programas de Desarrollo Local más conocidos por sus siglas PDL.
De acuerdo con COMURES la oferta de los fondos “no se ha aprovechado de manera eficiente”.
De 70 millones de colones dispuestos por el FISDL sólo se han utilizado 15 millones; quedando 55.
La capacitación a los alcaldes y el diseño de programas concretos y viables de desarrollo hará posible que sean sujetos de inversión.
“Debe darse buen uso a los fondos”, señala la corporación municipal.

MODERNIZACIÓN

9- Este es un tema complejo que ya se ha iniciado. Se relaciona con políticas de eficiencia administrativa y financiera, así como de transparencia municipal. Algunos alcaldes ya han sido capacitados en el uso de mecanismos y herramientas de control presupuestario, ley de adquisiciones y control interno, entre otros.
En la modernización municipal se involucran instituciones como el Ministerio de Hacienda y la Corte de Cuentas con temas relacionados con la rendición de cuentas.
Para cualificar a los jefes edilicios se piensa en la creación de una carrera administrativa municipal.

RECAUDACIÓN

10- En la Asamblea Legislativa permanece engavetada parte de la propuesta edilicia para la actualización de impuestos municipales. Se espera avanzar en el tema durante la gestión 2003-2006.
En el tema financiero se incluyen los más de 100 millones de colones que asigna el gobierno a las alcaldías. Se hará una evaluación sobre el impacto de la inversión de FODES.
El diseño estándar de instrumentos tributarios, fomentar el pago de impuestos y tasas entre la ciudadanía por medio de campañas de concientización y recuperar la mora, son otros temas de la recaudación.

TRANSPARENCIA

11- La transparencia está ligada a permitir la participación ciudadana dentro de los proyectos de desarrollo que impulsan los gobiernos locales. La participación ciudadana permitirá, por una parte, el control social de los gastos. Por otra, la población estará consciente de que no puede exigir más allá de las posibilidades económicas reales de los municipios.
COMURES reconoce avances en el tema transparencia y participación ciudadana por medio de la realización de foros de discusión de las plataformas políticas de algunos municipios, asimismo ha sensibilizado a los candidatos a concejos sobre la importancia de trabajar de la mano con la población.

SEGURIDAD

12- El tema de seguridad tiene dos componentes. El primero sobre gestión de programas y acciones locales y nacionales encaminados a la prevención de desastres naturales, para lo cual se han coordinado actividades con el Comité de Emergencia Nacional (COEN) y el Servicio Nacional Territorial (SNET).
El segundo componente de la seguridad se relaciona con la sistematización y divulgación de experiencias modelo sobre la prevención de violencia juvenil y delincuencia común.
Una de las tareas prioritarias sobre el tema violencia tiene que ver con la articulación de actividades preventivas con instituciones como la PNC.

DESCENTRALIZAR

13- Se han dado los primeros pasos en ruta a la descentralización de servicios básicos como agua y salud. Una propuesta del gobierno central sugiere que sean las municipalidades las que administren los servicios básicos.
Suchitoto, en Cuscatlán, es un modelo de descentralización. El servicio de agua que antes era administrado por ANDA pasó a manos de la comuna.
Se espera que las alcaldías propongan alternativas de financiamiento para mantener la salud, el agua y los caminos vecinales.

FORTALECIMIENTO

14- El objetivo de la temática es fortalecer la capacidad de respuesta de los municipios frente a las demandas de la población. Se piensa en la creación de agendas municipales y gremiales.
Con el diseño de planes de inversión y desarrollo se espera lograr mayor inversión local o extranjera.
El fortalecimiento incluye la automatización de los procesos administrativos financieros y de la información total de la comuna.
Se piensa en la elaboración de diagnósticos sobre los servicios demandados y los prestados, entre otros.

 
NUEVA VISIÓN

Las microregiones salvadoreñas
Algunos alcaldes no tienen salida, tienen que aprender a trabajar en equipo no solo con la ciudadanía sino con otros colegas de municipios cercanos

La experiencia edilicia salvadoreña ha demostrado que ya no es posible que cada municipio trabaje por su cuenta “como una isla” sin que le interesen los municipios vecinos.
El agrupamiento en “tipologías” de los 262 municipios del país, ha reafirmado la necesidad de trabajar en conjunto. Terminado el estudio se han identificado cuáles y cuántos tienen las mismas inquietudes o necesidades.
Es más, ya existen experiencias positivas de trabajar como microregiones: en la zona norte de Morazán se continúa el proyecto de la Carretera Longitudinal del Norte.
En Usulután seis municipios le apuestan a un relleno sanitario donde se trasladen y traten los residuos de Santiago de María, Berlín, Osatlán y Mercedes Umaña, entre otros.
En la zona norte de Ahuachapán y Sonsonate funciona desde hace años la llamada “Ruta de las Flores”, que consiste en potenciar la vocación turística de la zona.
El Plan Operativo 2003 de COMURES o agenda de temas pendientes municipales refuerza la idea de trabajo en asociatividad o microregiones, sólo así se ha podido condensar en 14 grandes temas las necesidades de los 262 municipios de nuestro país.
La apuesta de las microregiones es grande, sin embargo falta que algunos alcaldes o alcaldesas que resultaron electos, desistan de intereses grupales o partidarios para trabajar de lleno en beneficio de los habitantes, de su municipio.



Copyright 2002 El Diario de Hoy - Derechos Reservados. vertice@elsalvador.com
Prohibida su reproducción total o parcial sin autorización escrita de su titular.